Soy de pueblo.

Sí. Exactamente de Montijo, en la provincia de Badajoz. Un pueblito lindo, sin nada que así de primeras lo haga especial y sin embargo, con bastante encanto. Vamos, os hablo desde el amor!

Hasta hace no mucho lo repudiaba, pero he acabado reconociendo que me da la vida. Será que una cumple años. Y aunque 25 no son 50, tampoco son 17. Y la nostalgia va haciendo mella. Hasta tal punto que cierto día te ves paseando por rincones que te recuerdan tus primeras pandillas, tus historias de amor o tus capítulos más “chungos” (dar a los timbres de casas desconocidas a eso de las diez de la noche, que tampoco era yo “El Bola”, vamos).

Para mi idolatrada Moderna, ser de pueblo es que hayas nacido en un sitio que no tiene Corte Inglés. Pero realmente, SER DE PUEBLO, son muchas cosas más!

Ser de pueblo es que conozcas a Petri, la de la tienda de chuches, y que Petri sepa que quieres gominolas de las que no llevan azúcar por encima, que tus favoritas son los tiburones (los negros que sabían a cola de siempre, que últimamente hay mucho sucedáneo) y que los gusanitos van a caer de dos en dos. Ser de pueblo es que Manolo cambie de bar y tú vayas donde va Manolo. Y que cada mañana te ponga la tostada que corresponde y el café a tu gusto. Y que si cambias de café a té y no tomas tostadas porque el gluten es tu enemigo, Manolo te quiera igual. Ser de pueblo es que te digan “Oye, tú eres la hija de Ana? Aaaaay cómo os parecéis! Es que no puede negar que seas hija suya!” (Y por qué iba a negarlo? Es que soy un orco?)

Ser de pueblo es que, entre tus vecinos  pasen tanto tiempo en la puerta que hayan conocido cada hombre que te dejó en casa montado en algún vehículo (sí, como en  A tres metros sobre el cielo, que está basada en un poblacho fijo). Ser de pueblo es conocer a la gente de pueblos colindantes más pequeños y pensar que ellos viven en cavernas (los que somos de pueblo “grande”, tenemos estas cosas). Ser de pueblo es ir de feria en feria como si tú llevases el puesto de turrones. Ser de pueblo es que conozcas tantos cotilleos que pudieras montar una Cuore de tu municipio…

Ser de pueblo es la ostia la bomba!

Y que a qué viene reivindicar ser de pueblo si yo lo que tengo es una tienda de diseño y decoración? Viene a que hoy mismo empiezan nuestras FERIAS Y FIESTAS (no os encanta la denominación?). Y yo, que odiaba a muerte todo lo que sea un alumbrado y un tinonino-tinonino de coches chocantes, este año estoy inundada por una ilusión tontona. Y es que he pensado que es bonito eso de reunirte con amigos de aquí, con otros que se han ido allá, con gente que conoces desde siempre, ponerte tan reguapa que bien merecen los fotógrafos darse una vuelta por tu plaza y dejarse de tanto Cannes, beberse una copichuela al ritmo de alguna canción que nunca reproducirías en tu Spotify… En fin, pues que nos iría mucho mejor viviendo cada día como si fuera Fiesta Mayor! 

vivecadadiacomosifuerafiestamayor

(Eso sí, trabajar, trabajaré como todos los que no estáis en ferias. O no te decía tu madre eso de: el que tiene cuerpo para ir de fiesta, tiene que tenerlo para trabajar? Pues andando!)

Y tú también, sal a celebrar! Siempre hay algo que merece un chin-chin y montarse una verbena!

 

 

Deja un comentario

Related Links

Partner Links