septiembre 2014 archive

La rentrée, esa puesta a punto de tu vida cada 3 meses.

“Primero voy a escribir y el post y después volveré arriba y le pondré título”

Que por qué? Porque no se me ocurre nada que no sea relacionado con el otoño. Y ojú, de verdad, me niego. Y mira que me gusta la estación de los coj… Pero es que nos hemos puesto de un pesado saludando todos al autumnque antes fue septiembre, y antes agosto,  y antes julio,  y antes de todos, la entrada del verano y así en bucle hasta el principio de los tiempos (de alguna forma lo harían cuando no existía Instagram, digo yo).

Seguir leyendo

El verano es un estado mental. Aun más si ilustra Naranjalidad.

Mira qué bien, he vuelto al blog. Esto se está pareciendo al cuarto de la plancha: no quieres entrar porque sabes que tienes mucho que hacer. En fin, esperemos que septiembre, el segundo enero del año, el mes donde quieres empezarlo todo, donde das una segunda oportunidad a los propósitos que no cumpliste después de Año Nuevo, me regale un poquito de constancia (con la plancha, con la plancha)

Paso por aquí porque tengo un anuncio de importancia capital: novedades en la shop ilustradas por Naranjalidad. Ahí es ná! Madre mía, qué cosas tan bonicas! Y es que con el arte que tiene esta chica, qué se podía esperar? Ya os hablé de ella casi al empezar el blog. Me tiene enamorada hace mucho, mucho y como es más maja que un solete, sólo hizo una falta una conversación vía mail y creó esta chica de azul tan mágica:

Seguir leyendo

Soy de pueblo.

Sí. Exactamente de Montijo, en la provincia de Badajoz. Un pueblito lindo, sin nada que así de primeras lo haga especial y sin embargo, con bastante encanto. Vamos, os hablo desde el amor!

Hasta hace no mucho lo repudiaba, pero he acabado reconociendo que me da la vida. Será que una cumple años. Y aunque 25 no son 50, tampoco son 17. Y la nostalgia va haciendo mella. Hasta tal punto que cierto día te ves paseando por rincones que te recuerdan tus primeras pandillas, tus historias de amor o tus capítulos más “chungos” (dar a los timbres de casas desconocidas a eso de las diez de la noche, que tampoco era yo “El Bola”, vamos).

Seguir leyendo

Related Links

Partner Links