Archive of ‘DIY’ category

San Valentín por cero euros y con postre (picarón). Incluye descargable rebonito.

Sinceramente? Hasta yo, que tengo tienda y he diseñado novedades para San Valentín, estoy hasta el moño del santo… Qué pesadilla, mi madre!

Nos lo llenan todo de corazones, de rojo y de “te quiero(s)”. Y no señores, esto último no. Que me enfada soberanamente. Esas dos palabras, junticas, no deberían usarse gratuitamente.

Así que estos días he andado pensando en todos los “haters” de San Valentín que no “apoyan el sistema consumista comprando regalos para demostrar amor” y también en aquellos, que por muy románticos y seguidores del día de San Valentín que sean, tienen los euros justos para pasar cualquier día y no los salva, precisamente, ningún santo.

Seguir leyendo

Un planazo de finde muy low-cost. (Incluye recetas sabrosonas)

Los carnavales están ahí enfrente. Y de paso San Valentín (aunque este año, y gracias al Grey, será de lo más económico y calentito el 14 de febrero…). Pero entre unas cosas y otras y por mucho que una no quiera, acabas soltando pastaca y te quedas tiritando.

Y así es como la cuesta de enero se convierte en un Tourmalet que llega mucho más lejos que las sobras de polvorones. Para mí, directamente, se repite en bucle todo el año. Una cuesta que ni siquiera tiene el lado bueno: desarrollarte los gemelos y ponerte el pompis a la altura de la nuca.

Seguir leyendo

Vidas que no son Pinterest con calendarios descargables que sí pretenden serlo.

¿Un menú saludable para Navidad en el último post? Pues sí que vamos mal con el propósito “quitar tiempo de donde sea y dedicárselo al blog”. Ay señoritos y señoritas, no me lo tengáis en cuenta, que este tinglao que vosotros veis en forma de tienda online lleva lo suyo! Bueno, eso y que #mividanoespinterest. Y para ejemplo el post de hoy:

Contando que en mi habitación Nochevieja duró 3 días más, que volver real y conscientemente al trabajo me llevó mucho más allá del 7 de enero (día oficial de incorporaciones en el resto del mundo), que en lugar de coger peso con turrones y guarniciones próximas al hormigón armado yo lo perdí de tanto lío que tenía… Bueno, creo que era de esperar que hiciese lo que hiciese este enero, saldría un poco regular.

Seguir leyendo

La cuesta de julio-septiembre. O cómo apañárselas con niños en casa todo el verano.

Venga, que estoy que lo regalo! Otra entrada! El término medio no se inventó para mi. Lo mismo no paso por aquí en tres semanas que me repito como el ajo.

Pero no procedáis a lanzar piedras, que lo mismo hasta os salvo el día!
Si tenéis niños por casa estaréis siendo conscientes de que la cuesta de enero son tres escalones comparada con la cuesta de julio-septiembre donde tus hijos, hermanos, nietos, primos y demás seres pequeñuelos pasan en casa la jornada completa.

Yo, que no tengo nada más a mi cargo que un par de perros bueníiiisimos, os he ahorrado el tiempo (eso que tanto escasea, más aun con niños) de buscar alguna manualidad que los mantenga en Babia a ellos solitos o que te haga quedar como una mamá-tita-abuela-etc súper héroe si los peques de la casa son demasiado peques para andar con tijeras. No necesitarás siquiera tutorial! La idea es crear una “Ciudad Pastel” con bricks de cualquier tipo, chalk-paint (vale cualquier cosa que pinte, faltaría más) y tijeras.

Seguir leyendo

Fábricas de ilusión.

Esta semana mi cabeza ha girado alrededor de mi cumpleaños. Es curioso cuánto me apasiona mi día, lo nerviosa e impaciente que me vuelvo y lo infantil que me siento. Es el día más importante de mi vida… repetido cada año!! Además he tenido cerca gente que me ha mimado mucho, que ha disfrutado conmigo, a los que les he pegado el nerviosismo y con los que compartido este torrente de felicidad. A menudo, lo único que se necesita para ser feliz es la predisposición: ganazas de serlo, que actúan como un imán.

Seguir leyendo

Mamá naturaleza te lo da! (II)

Será que estoy en Madrid y aquí no hay playa, vaya, vaya, que no dejo de pensar en mi primer viajecito al mar. La primera vez que bajas del coche y hueles la sal, la primera vez que sales corriendo para sentir por primera vez los piececillos en el agua. Cada verano vuelvo a los ocho años con el primer baño.

Para hacer algo más que torrarme al sol, siestear o comer chips de bolsas con tinto de verano, he buscado unos DIY con conchas. Así los ocho años me durarán tooodo el verano y  me pasearé con cubo por todas las orillas.

Seguir leyendo

Cómo no acumular tazas tontamente.

Todo empieza con los primeros viajes. Vas con la ilusión de conocer nuevos lugares, vivir historias y aventuras… y entrar en el primera tienda de regalos en busca de alguna taza que acompañe a la vuelta la nostalgia en tus desayunos. Y luego resulta que viajas más y decides iniciarte en eso de coleccionar merchandising. Eliges tazas. La hemos “liao”.

A esto le sumas que la abuela tiene un juego de té especial con algunas tacitas desparejadas, que tu madre ha ido rompiendo la mitad de otro juego pero le puede la pena y no los tira… Luego vienen artistazos como los de la PIPOL  y te hacen nuevos diseños tasan especiales que imaginas lo guapos que estarían formando parte de tu colección.

Seguir leyendo

Joyería “made in casa”.

Es viernes, jolgorio! Esta noche vamos a ser las reinas del terraceo y las birritas porque vamos a lucir lo que seria el collar de perlas de la Edad Moderna: uno hecho por nosotras.

Al principio había seleccionado un único DIY, porque si no tenemos tiempo para las tareas de  primera instancia, como para darnos al pegamento y las lentejuelas. Pero luego pensé: cóooomo?? Di adiós a ese pensamiento! Si no tenemos tiempo para el tiempo libre, qué nos queda?

Y después de la reivindicación, paso a mostraros mis tesoros. Porque cuando encuentro algo “sencillo y resultón” en la jungla de internet, me siento triunfadora!

Seguir leyendo

La parte más dulce.

Tenemos una terraza preciosa (era sosa pero la reconstruímos con estas ideas), tenemos las carcasas más chulas del momento que protegen el teléfono con el que llamaremos a un montón de amigos y tenemos platos saludables para una comida al aire libre. Qué falta aquí?  La parte más dulce!
Lo solucionamos ahora mismo con estos DIY (hazlo tú mismo).

El postre es el momento de gloria! Y si además también son sanitos y hechos por uno mismo, le damos una patada al odioso “sentimiento de culpa” y trabajamos nuestra parte más repostera.

Seguir leyendo

Para no entrar en casa.

A mí el terraceo me pierde. Esto es así. Soy muy fan de los abuelillos de pueblo (y en extinción) que sacan sus sillas a la puerta de casa cuando baja el sol para disfrutar de una conversación al aire libre. Soy de las que se inventan cualquier excusa con tal de tomar el cafelito de primavera y la cerveza de verano en cualquier lugar que no tenga paredes. De las que se monta un cine de verano en la terraza y se va al campo con la excusa de que los perretes corran felices, pero la feliz soy yo.

Seguir leyendo

1 2

Related Links

Partner Links