My Cart

Close

¿Qué harías este fin de semana si no existieran las limitaciones?

Posted on

Dedica unos segundos a contestar esta respuesta: si no hubiese limitaciones de distancia, de horario, de responsabilidades, de compromisos, de tareas pendientes... ¿a qué le dedicarías las horas libres de este fin de semana?

Cocinar, organizar, limpiar, acabar tareas pendientes... Todo eso está bien para que la siguiente semana sea más cómoda y menos cuesta arriba. Leer, ver películas, engancharse a una nueva serie, quedar con amigos... Y todo esto está genial para desconectar del estrés y las obligaciones y vivir una miaja. Pero fíjate, me da a mí, que la mayoría contestaríamos (porque yo me incluyo) VIAJAR. Unos a destinos lejanos y otros se quedarían más cerquita, pero escogeríamos viajar. Salir de la rutina, de nuestra zona de confort, retarnos, disfrutar, conocer y conocernos.

Porque cada viaje es un camino hacia nosotros mismos. En cada destino enfrentamos miedos, descubrimos fortalezas, admiramos valores y nos reconocemos en los demás.

Últimamente me encuentro a menudo con artículos, experiencias, documentales y opiniones que hablan del minimalismo. Pero no como un estilo de decoración sino como estilo de vida. Esta filosofía defiende aquello de "viajar por la vida ligeros de equipaje". Habla de reconectarnos con la esencia de la vida, de ser más felices, más responsables y, por supuesto, más sostenibles.

Era un tema que me inquietaba, sobre el que he reflexionado en muchas ocasiones, sin saber darle un nombre, y que ahora he empezado a poner en práctica en mi armario, he continuado con la decoración y que quiero llevarme de viaje, reduciendo mi equipaje. Aunque, paradójicamente, lo de viajar con poco siempre se me ha dado bien.

Cómo es la vida de curiosa que, justo en el momento en que necesitas la lección, aparece. En mi caso, fue la llegada a la shop de estas bolsas de viaje que hoy os presento lo que yo interpreté como señal para pasar a la acción. Porque, ¿cuántas veces te has quebrado la cabeza por hacer la maleta? ¿No son la peor parte del viaje? ¿En alguna ocasión has usado toooodo lo que llevabas? ¿O más bien te ha sobrado la mitad? ¿Te has preguntado alguna vez por qué un mochilero puede viajar tan ligero por todo el mundo y tú no puedes ir ni a casa de tus padres sin un maletón rebosante?

Las maletas y los viajes me parecen la mejor metáfora de la vida y "sus cargas". 

Las maletas de las que te hablo son unas bolsas diseñadas para el fin de semana. Pero resulta que son igual de cómodas y prácticas si vas a tu pueblo que si vas a Tailandia, con la diferencia de que viajar a Tailandia con una bolsa te hará el trayecto más fácil y más cómodo y permitirá que disfrutes con mayor intensidad de lo que realmente merece la pena. Porque llevas lo necesario (lo-necesario, subráyate eso con fluorescente).

Y así con la vida en general.

Estas reflexiones solo han hecho empezar. Estoy segura de que de aquí nacerá una conversación deliciosa llena de enseñanza en la que me gustaría leerte (comentarios, Instagram, Facebook o email, ya sabes que me encana hablar)

Ahora te dejo disfrutando de estas nuevas fotos, de una nueva colección y de imaginarte en un viaje donde nada te sobra y nada te falta. 

Anímate a practicar una vida sin "por si acaso" y sin maletones de carga. Todo gran cambio comienza con un pequeño pasito. Puede sonar a buenrollismo barato, pero es una verdad como un templo.

Y ese cambio pequeñín puede ser una maleta, como metáfora de la vida ;)

 

 

¿Charlamos un ratito sobre este tema? :)

 

Gracias por leer,

          Isabella. 

0 comments

Leave a comment

Ey, ¡vente al pueblo!

Descuentos only for you.