My Cart

Close

La cocina, ese lugar donde se crea. ¡NOVEDADES!

Posted on

Semos de buen comé. Y en las fechas que se aproximan, esto se convierte en una banquete del medievo. Yo, como no como carne (apunte: en Extremadura. Que aquí esto es tan aceptado y tan poco visto como la entomofagia) ando jod... a mi madre con el menú de cada año, (que "como muy raro", me dice Mi Señora), como la jorobo también cuando le digo que ese mantelito de encaje rollo hule no tiene nada de bonito, de elegante ni de navideño por mucho que ella se quiera creer que es cosa fina porque mi abuela lo ha puesto toda la vida.

Y ya sabrán ustedes, que así se pasan las comidas y las cenas en familia, da bastante igual si es Navidad, Domingo de Pascua o un jueves con tormenta. Y ese piquecito tiene su agrado, oigan. Porque del mantel sale una historia, mi padre la acompasa con su humor, mi hermano que no puede con la carcajada se revuelve en la silla de al lado, mi madre con la lágrima ya a mano porque se ha acordado de los que faltan, mi padre que vuelve con otro chiste... Y así, en bucle, hasta que aparece en la tele la mujer del tiempo o Rafael, si es Nochebuena. Benditas sobremesas.

Será por todo esto que a mí cualquier cosa que llega a la tienda relacionada con la cocina, me activa la felicidá. Y enciendo fogones, rebusco en el frigorífico, me voy al Satur (el imperio frutero del pueblo), saco la cerámica portuguesa y salgo corriendo a por la cámara.

La cocina es maravillosa, de verdad. Si no te gusta cocinar, no sabes lo mucho que te pierdes (que es la frasecita que me sueltan a mi con el queso, porque NO ME GUSTA NINGUNO). La cocina te permite crear. La cocina es un lienzo en blanco, una clase de mindfulness, una sesión de yoga, una tarde en el spa, una cita con el psicoanalista... En la cocina inventas, te relajas, reconectas, te ejercitas, te preguntas y te encuentras. Y luego te lo comes. Y aunque la receta no vaya a salir en Masterchef, qué gloria bendita disfrutar una de sus propios frutos, ¿verdad? Además, pone a prueba tu paciencia y por eso me resulta que la cocina, ¡ay!... la cocina es como el viví.

Y toda esta alegoría de cazuelas, comilonas y sobremesas (una de las palabras más bonitas del castellano) para presentaros unas nuevas láminas que están recién horneadas (siguiendo con el símil) por Bechamel y Dormir y que molan un taco, ¡pero un taco!

Ya os presenté a María, la mente pensante y dibujante de estos manteles rechulos, que causaron sensación en su estreno. Ahora os enseño esta nueva colección con la que rematar de bonitismo tu cocina. Darán igual tus artes culinarias y el alicatado (se nota que el de mi casa es terrible, ¿no?) porque estas ilustraciones están taaaan bien hechas que abren el apetito:

Te recomiendo que pinches en cada foto para ver en detalle la calidad de las ilustraciones. 

Qué, ¿pensando en la cena? Ja,ja,ja... ¡Ya te entiendo! Aunque la de mejillones me encanta, creo que mi favorita es Gazpacho porque esas verduras, no me digas, parecen fresquísimas...

Espero que te gusten un montón también a ti. Y si estos productos te animan a invitar a alguien que quieres a compartir mesa y platos contigo, seré muuu' feliz :)

 

Gracias por leer,

       Isabella.

0 comments

Leave a comment

Ey, ¡vente al pueblo!

Descuentos only for you.