EL POST definitivo.

Wow, voy a escribirlo, voy a decirlo, voy a compartirlo. Es súper emocionante, es real ya. Venga, va. Acabemos con esto. No espero más. Fin de la tensión. Has venido a leer esto para saber qué sucede con tanta intriga. He prometido soltar el bombazo y allá voy. Respiro hondo. Uno, dos, y...: pipol-art.com cierra.

Ya está. 

Ahora te espera un post tocho, con mucha panojita. Mucha tela que cortar.

No tenía intención de alargar esa tensión hasta el final para arrastrarte a la última línea. Eso no tiene sentido. Solo tiene sentido que ahora te quedes a leer si realmente quieres acompañarme en este proceso de desapego que va a durar no más que unos pocos párrafos pero que, sin embargo, ha estado agarrado a mis tripas con ferocidad durante meses.

Esto es una fiesta, te lo prometo.  Nada de penas, llantinas ni lamentaciones. Yo, al menos, no lo he vivido así. Esta determinación apareció hace mucho y floreció como un hermoso rosal cuando me permití soltar la enorme y pesada carga de trabajar en un proyecto que había llegado a su fin.

Como probablemente ya sepas, PIPOL-art nació hace 4 años siendo una tienda de pequeños objetos de decoración que yo misma diseñaba y producía para convertirse a los dos años en esta tienda que conoces: un bazar de diseño donde todo es único, hecho a mano en España.

En estos dos últimos años, jugamos con dos tiendas más: ChemikalX, donde diseñábamos lo que nos daba la gana para gente con gustos sin complejos y Esperanto Jewelry, joyería de diseño minimalista y nuestro trabajo más ambicioso.

Jugar se fue volviendo algo serio y esos proyectos se hicieron más importantes de lo que esperábamos. Hace unas semanas que cerramos ChemikalX también (ya solo trabajamos con tiendas) y, como puedes imaginar, todo esto ha ido encaminado a favorecer Esperanto.

Ahora, nuestra fuerza, nuestra ilusión, nuestro aprendizaje y nuestras ganas de volver a dejarnos la piel están puestas en nuestras joyas de plata diseñadas y fabricadas también en España, por supuesto (porque nuestros valores, eso está claro, permanecen inalterables).

Emprender un único proyecto ya supone salir a cuerpo descubierto al campo de batalla. Un campo de batalla, permíteme la opinión, mucho más agreste en nuestro país. Así que imagínate la locura de tirar p'alante con tres. Era a todas luces imposible con un equipo tan reducido como el mío: yo misma y mis dos perretes que se hartan de siestas.

Ahora, el darling y yo vamos a topísimo a construir con Esperanto nuestra vida ideal. Y desde allí seguiremos proyectando al mundo nuestra visión de la belleza, nuestra pasión por el diseño, nuestro gusto por la fotografía y nuestra meta de dar siempre la mejor experiencia de compra.

PIPOL ha sido el camino que me ha permitido llegar hasta aquí. Jamás, y recalco jamás, hubiera imaginado lo que me esperaba cuando en 2014 quise diseñar y producir láminas en papel reciclado desde el pueblete. Jamás hubiera creído que conocería mis sombras y que atravesaría el poderoso proceso personal en el que me he visto envuelta todo este tiempo. Nunca pensé que pudiera sufrir trastornos de ansiedad, picos de estrés o acercarme a la depresión. Y, por supuesto, no hubiera creído a nadie que me aventurase que el mismo proceso me traería la luz más potente que hayan visto mis ojos: la mía propia.

Emprender es una aventura con incontables desventuras y, paradójicamente, un viaje atractivo y apasionante.

En muchas ocasiones quise tirar la toalla. También me sentí incomprendida y sola otras innumerables veces, falta de libertad y arrinconada contra la incertidumbre. El peor de los escenarios.

Por contra, encontré a tantas grandes y buenas personas de corazón que he vuelto a tener fe en que la bondad humana realmente nos habita. 

Y lo más importante, lo que realmente me hincha el corazón de orgullo y hace que aquí no haya ninguna pena sino mucha celebración, es que he podido hacer patria sin banderas ni política: defendiendo el talento y la fabricación española y apoyando con cabeza y corazón a mis muchos compañeros y compañeras de aventuras. Los maltratados emprendedores que, un día, al igual que yo, soñaron con vivir de su pasión y se niegan a abrir los ojos ante tanta dificultad. Bendita ilusión. Este país es vuestro, camaradas.

A estas alturas estoy llorando. Of course.

Me seco la lágrima y hala.

Queridas mías (y queridos, que alguno hay <3), para que esto realmente se convierta en celebración vamos a girar este texto de vaciado personal hacia algo más que también puedo compartir con vosotras y que me hace hoy más ilusión que nunca (y ya sabéis que por aquí han pasado novedades que me han emocionado más que las pelis de Joselito).

No hace falta que recuerde nada porque aun en la tienda queda buena cuenta de la calité con la que trabajamos en esta casa. Sin embargo, recordaréis perfectamente lo emotivo que fue para mí sacar una colección de bordados con mi madre, o la última colección de capazos con ganchillos heredados de mi abuela en el que fue el último y mejor homenaje que pude hacerle. Por eso, esta vez, traigo una última colección homenaje que creo que reúne muy bien toda nuestra historia: la de este proyecto de mis sueños y la mía personal.

En esta sesión mucho más íntima de las que acostumbramos están las fotos del darling, las telas de un viaje a Lisboa lleno de nuevos proyectos, la tradición de una costurera del pueblo que ha dedicado su vida a la aguja y las manos y la generosidad de mi madre que no sabe hacer otra cosa que decirme que sí a todo, especialmente si eso significa que sus cosas viajen por el mundo (palabras textuales de mamá Ana).

Bienvenidas a nuestra primera, única y última colección de kimonos hechos totalmente a mano en el pueblete, con telas únicas y, por supuesto, unidades únicas: solo hay una única unidad y solo son 4.

Quizá nos hemos quedado cortas para todo el amor que hemos recibido de vuestra parte. Pero esa también es una máxima de la casa: todo único, todo extraordinario, como vosotras.

(Pincha en cada foto para conocer todos los detalles)

Esta despedida es lo más emotivo a lo que me he enfrentado por escrito. Un medio que siempre me salva del rugir ansioso de mis tripas, que necesitan la sinceridad tanto como yo.

Y estas piezas únicas son lo más personal en lo que he participado nunca: he escogido las pruebas, he elegido las formas, me los he probado y he abrazado a las mujeres que lo han hecho posible.

Estoy más que feliz y contenta con el acabado y con la idea de que los lleves en tus celebraciones más especiales, pero también en tus días más insulsos. Porque la vida siempre merece un toque especial ;)

Antes de despedirme, algo extra importante: yo no me despido. Seguiré en Instagram ahora de una forma más íntima, contando lo que más me apetezca en cada momento y enseñando todas aquellas cosas que me mueven por dentro. Espero que esta nueva etapa también te guste y me acompañes. Pero si no, siéntete libre de salir. Yo siempre estaré agradecida por la compañía que me brindaste.

Y ahora sí, cierro la despedida de PIPOL con algo jugosón: hay activo un -15% de descuento para toda la shop. Sí, incluida esta colección. El descuento es BYEBYE y estará activo hasta el cierre (en un mes aproximado).

Si siempre te ha gustado nuestra shop y no te habíais decidido a comprar, este es, desde luego, el momento idóneo. Porque además, seré muy generosa con los regalos sorpresa :)

GRACIAS es mi palabra favorita. Aunque ya he vivido muchas situaciones en las que se me ha quedado corta.

GRACIAS, en mayúsculas y de corazón, por hacer posible el más irracional de los sueños.

5 comments

Marta

Isabella, claramente ésto no es una despedida, sino una decisión que hará que puedas focalizarte y recibir más del proyecto elegido para esa vida ideal con “El Darling” ;)

Seguro que, con tu talento y dedicación, Esperanto os da aún más alegrías de las que ya os da. Mucha suerte y ánimo maja.

Marta

Con Alma Cerámica

Isa! Mis mejores deseos para la nueva marca, bueno nueva nueva, tampoco, pero siiiiii centrar la energía, toda la que desprendes en esta colección! Mis mas sinceros deseos que triunfeis! El éxito esta garantizado! Mis gracias por haber estado cerca de nuestra marca! Un BESO inmenso! Natalia

Arualchu

Yo a Pipol le agradezco mucho, pero sobretodo, el haberte conocido. Eres de esa gente que sobresale sin querer. Un rara avis que no sé cómo vino a mi vida pero llegó para quedarse. Y yo tan feliz.
Han sido unos años maravillosos, pero lo mejor, con más conocimiento y energía, está a punto de llegar.
Un beso inmenso.

Raquellogs1

¡Preciosa!

Recuerdo cuando conocí Pipol a través de Instagram. No sé muy bien cómo llegué, pero sin duda fue para quedarme. No solo he podido acceder, gracias a esta preciosa tienda online, a cositas preciosas hechas en España y con mucho mimo sino que, además, te he conocido a ti y a Emilio y me llegaron al corazoncito (admito que tú más que el darling, jajajaja).

Muchísima suerte en el nuevo camino que habéis decidido escoger. Me encanta. Seguro que sale todo bien, sois un equipazo y se nota.

¡Nos seguimos leyendo por las redes!

Joakor

Isabellaaaaaaa, ¿como me haces esto?, con lo fácil que me lo haces para mis regalos, jajaja . Eres muy GRANDE, te deseo lo mejor , que seguro no te hace falta desearte suerte porque todo lo que necesitas lo llevas interno, te acompañaré en tu nuevo proyecto , ya que te encontré como voy a dejarte . Un pazo de achuchon, aquí estoy para lo que necesites. Un beso enorme.
ME ENCANTAS…

Leave a comment